Bajo la higuera de María Bautista

«Aquella tarde, antes de pensar que por fin había venido a visitarla la muerte, la abuela Inés, sentada bajo la higuera en su vieja silla de mimbre, sintió frío.» . . . Así empieza esta novela que me ha sorprendido muy gratamente. Las historias de familia y los secretos enterrados pesan. Mujeres de distintas generaciones que nunca quisieron ser madres pero que por caprichos del azar acabaron siéndolo. Clara es joven, la treintena, ha vivido en Berlín muchos años, pero su vida da un giro y se ve de vuelta en España. Donde ya no tiene nada en común con la gente que dejó allí y donde su familia deshecha y difícil la espera con los brazos abiertos. Un poco perdida, con la cabeza aún en su vida berlinesa decide ocuparse de su abuela (que no es su verdadera abuela, sino su tía abuela) Inés, de 93 años, que ya no puede estar sola pero aún así quiere quedarse todavía en su casa del pueblo junto a su higuera y Clara se propone para cuidarla, a pesar de no tener una relación particularmente estrecha con la anciana. Juntas, las dos mujeres sin nada en común a priori, van a conocerse, intentar curar sus heridas e incluso sacar algún que otro secreto a la luz, para llegar a comprenderse mejor a ellas mismas y a su familia. Poder perdonarse algunas de las decisiones que tomaron. El mundo rural de la España vaciada como escenario. La situación de las mujeres durante los años 30 y 40 en España, cuando buscarse un buen partido y casarse era la prioridad, obedecer al marido, pero aún así había jóvenes que soñaban con la ciudad, con estudios, con ser independentes. Los lazos familiares, los secretos y las vidas truncadas. Todo esto he encontrado en este libro de casi 300 páginas. Páginas de puro goce, una novela que no pensaba que iba a emocionarme tanto y que me alegró algunos días del confinamiento. Si se os aparece por los estantes de las librerías, dejaros tentar. Quizás os llevéis una sorpresa como yo. @macleinyparker