Sigue al bicho

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

Una diminuta
flecha envenenada

Todo era cruel,
y la Poesía, el dolor más antiguo,
el que buscaba dioses en las piedras.
Otro fue
aquel terrible sol vasomotor
por entre las costillas de San Sebastián
Nadie podrá mirarte como entonces
sin recibir
un flechazo en los ojos.

CÉSAR DÁVILA ANDRADE

Sigue al bicho

Si quieres unirte al enjambre pon aquí tu correo.